Archivo de la etiqueta: tox

Zorras por el mundo: Errekaleor

Os hablé en mi resumen precumple de mis hermanas las Zorras Binarias, un grupo de mujeres que se dedica a hackear mentes al que pertenezco. Como somos estrellas del rock, nos hemos ido de gira mundial y nuestra primera parada ha sido Errekaleor, el barrio okupado de Gasteiz en el que dimos un taller de Soberanía tecnológica y autogestión.

Somos las hijas de las brujas que no pudisteis quemar, graffiti en el barrio ocupado Errekaleor

La charlilla la dimos entre Tantan, Revu, Kitty y yo mientras Desidia cubría el evento en las redes libres. Como pronto tendréis el audio tampoco os voy a dar la chapa supina sobre la movida, voy a compartir aquí mi parte: software y herramientas libres en la que di unas pocas opciones para salirse de la sombra del amo. No os pongo enlaces a todo para que hagáis un poco de esfuerzo, ¡a ser posible no me busquéis las cosas en Google!

¡Muchas gracias a Tantan por organizarlo todo y a mis zorras por venirse a Siberia-Gasteiz! Esperemos que en un futuro no muy lejano el correo del barrio deje de ser un Gmail 😀

Va mi parte.


Software libre

¿Qué es el software libre? Es todo programa informático cuyo código fuente puede ser estudiado, modificado, y utilizado libremente con cualquier fin y redistribuido con o sin cambios o mejoras, es decir, tiene las 4 libertades: libertad de usar, estudiar, distribuir y mejorar.

Sigue leyendo

Lo que he aprendido: Tox

En su búsqueda de herramientas distribuidas, libres y que respeten la privacidad, mi señor hermano ha localizado Tox y me ha liado para que abandonemos nuestro odiado Hangouts y nos pasemos a un cacharro mucho más loco.


¿Qué es Tox?

Tox es un servicio de mensajería instantánea con soporte para llamadas de voz, videollamadas y envío de ficheros. Tiene tres características fundamentales:

  • Es libre: podemos ver cómo está hecho, modificarlo y distribuirlo libremente.
  • Todo está encriptado: solo la persona con la que estamos hablando puede leer nuestro mensajes. Además, no se puede saber quiénes somos sin nuestra clave privada, que permanece en nuestro ordenador.
  • Es distribuido: nuestros mensajes no están en los servidores de ninguna empresa, la red está formada por los propios usuarios.

Todo ello implica que Tox respeta nuestra privacidad no mostrando quiénes somos, no guardando nuestros mensajes y encriptando nuestras conversaciones.

Es importante decir que Tox está todavía en fase experimental, así que tiene errores y todavía no está totalmente verificado su funcionamiento.

¿Cómo se instala?

Para poder usar Tox, tenemos que instalar un cliente. En su página de descargas tenemos todas las opciones disponibles. Por consejo de mi hermano, instalé qTox, el cliente de Tox con interfaz gráfica hecha con Qt.

Siguiendo las instrucciones, hice:

# Añadir a la lista de repositorios
sudo sh -c "echo 'deb http://download.opensuse.org/repositories/home:/antonbatenev:/tox/xUbuntu_14.04/ /' > /etc/apt/sources.list.d/qtox.list"
# Actualizar lista de paquetes
sudo apt-get update
# Instalar qTox
sudo apt-get install qtox

¿Cómo se usa?

Para usarlo solo nos falta crear una cuenta y añadir personas. Una cosa curiosa que tiene esta historia, es que cada persona tiene un identificador formado por 76 dígitos hexadecimales, eso es lo que tenemos que compartir para que la gente nos pueda hablar por Tox. También podemos apuntarnos en una lista pública de usuarios, como Toxme, y así nos podrán encontrar en usuario@servicio.

Una vez tenemos el identificador de una persona, le podemos mandar una petición de amistad y, si la acepta, ya podemos hablar con él a través de nuestro cliente. Así de fácil.

He estado probando qTox y la verdad es que me va bastante bien, me ha sorprendido gratamente, funciona la llamada, la videollamada, mostrar el escritorio, enviar archivos… Lo único así raro es que no me carrulan los acentos pero dicen que es cosa de Qt.

Tox en el móvil

Sí, también podemos usar Tox desde el móvil, hay tanto aplicaciones para iPhone como Android: Antidote y Antox, respectivamente. Hay incluso un par de ellas para los frikis que tenemos un Jolla, jTox y Cyanide, la primera de ellas está en la tienda oficial y todo.

Estoy usando jTox con bastante éxito, si exceptuamos que se negó a importar la cuenta de qTox y tuve que hacerme otra en jTox, exportarla e importarla en qTox y no obedeció y ahora tengo dos cuentas. Pero no hay problema, cosas peores me han pasado con el Hangouts, creedme.

Conclusión

Tox me parece un servicio interesante y, sobre todo, necesario. Vivimos en un mundo en que las grandes empresas son dueñas de nuestros datos y los usan para fines no muy éticos. Mientras tanto, las personas de a pie cada día tenemos menos poder y menos derechos. Creo que herramientas como esta nos sirven para ganar un poco de control sobre nuestra información. Y ¿quién sabe? igual en el futuro conseguimos una sociedad que refleje el funcionamiento de Tox, una sociedad libre y con el poder distribuido entre todos y cada uno de nosotros.

Referencias

Tox
qTox en GitHub


Mientras escribía oía