Archivo de la etiqueta: resumen

En qué ando: enero

No es ya enero, he estado haciendo tantas cosas que se me ha ido el mes. Estoy leyendo, aprendiendo y escribiendo, aunque no en el blog. En el ámbito del aprendizaje, estoy siguiendo un curso de esperanto y otro de metafísica. También he estado jugando con TikZ y con cron, espero escribir pronto sobre ambos temas.

Sigo además con mis labores hortícolas: este año pondré berenjenas, melones y girasol(es) aparte de mis habituales lechugas, espinacas, rúculas y tomates. Llevo además un año ya compostando los residuos orgánicos que producimos. Son unas trescientas bolsas de plástico que le hemos ahorrado al planeta y otros trescientos litros de materia orgánica añadida al jardín. Así tengo luego las plantas de lustrosas.

perejil

En cuanto a las lecturas, os dejo algunas más abajo.

Algunas cosas interesantes

Artículos

Libros

He terminado Las palabras y las cosas, que ha sido una de las mejores recomendaciones que me han hecho, y empezado Copia o muerte. El primero ha servido para alimentar a mi intelectual interior y entender por qué siento lejana la cultura clásica; el segundo, para aumentar mi lista de material asequible que citar cuando me pongo divulgadora.

Vídeos

Estoy siguiendo los cursos de sociología e historia de la ciencia de Crash Course. Crash Course y Philosophy Tube fueron mis mejores compañeros cuando vivía sola, estaba en el paro y no tenía tele. Ahora que digo Philosophy Tube, no puedo sentirme más identificada con su último vídeo.

También he visto la presentación del libro de Carlos Taibo Anarquistas y libertarias de aquí y de ahora en el ateneo libertario Xosé Tarrío. Habla (en galego) sobre categorías del anarquismo, prácticas libertarias y de autogestión antes de la teoría y otras cosas en las que pensar.


Suena:

En qué ando: diciembre

Diciembre ha sido un mes raro. Muy raro. He publicado dos papers (cubriendo mis obligaciones académicas para este año y el próximo), he acabado mis últimas clases programadas y se ha terminado el seminario de Ingeniería Sin Fronteras. He podido volver a pintar después de un terrible bloqueo artístico y he trabajado en la huerta. He inventado otro pan y he una señora china me dio un moho para fermentar arroz. Por fin he sido capaz de escribir sobre la tesis de forma racional (se podrá leer en algún momento del 2020). Siento de alguna manera que he cerrado una fase.

Algunas cosas interesantes

Últimamente estoy leyendo muchísimo, os dejo algunas cosas.

Artículos

Podcasts

Aparte de todo los programas nuevos que han publicado tanto Post Apocalipsis Nau como La linterna de Diógenes he estado escuchando Trincheras de la cultura pop, concretamente (son links de ivoox, no me carrula ningún otro):

Libros

Sigo, como siempre, leyendo sobre feminismo. Esta vez me he puesto con El feminismo es para todo el mundo que tiene una visión del movimiento muy cercana a la mía. bell hooks se expresa muy bien, es muy crítica y habla de temas que, a pesar de ser comunes para nosotras, no llegan a los medios, o llegan retorcidos y descontextualizados. Hay reflexiones sobre clase, raza, estética, amor, masculinidad o educación. Estoy recomendándoselo a todo el mundo.

Además, el seminario de Ingeniería Sin Fronteras me ha hecho recuperar libros de mi lista de lectura: estoy leyendo por fin Pedagogía del oprimido.


Suena:

El 2019

El 2019 ha sido un año introspectivo. He escrito poco y he leído mucho. Me desconecté de la novela y caí en el ensayo porque descubrí que no tenía referentes más allá de la literatura. Me vi carente de palabras, con la expresión limitada, muda. Ocurrió en parte porque no tengo un discurso completo en mi propia lengua, por la realidad social en la que he crecido que rompió la herencia lingüistica en mi familia por los dos lados: no me llegó la lengua de mis abuelos locales ni la de mis abuelos inmigrantes. Les hicieron creer que sus idiomas no valían, que no eran algo que transmitir. He entendido con treinta años que tengo rotas las raíces.

He viajado. He conectado. He compartido.

Tuve uno de los peores bloqueos artísticos de mi vida. Me salvó la huerta: acercarme a la tierra ha sido una de las mejores decisiones que he tomado nunca. Compostar los desechos, enterrarlos, sembrar, plantar, ver crecer la vida … me ata al suelo, me enraíza.

Me reconcilié con mi profesión. En parte porque pude encajarla (precariamente) en mi sistema de valores, en parte porque comprendí que en ella la comunicación es fundamental igual que lo es para mí. Es lo que tiene el alma de artista. Aunque tendré que seguir trabajando en esto para que no se derrumbe el edificio. Si no puedo, tengo un Plan B: hacerme de letras.

Hice 5 años en GNU/Linux. Cada día tengo un sistema más minimalista y veo más necesario entender cómo funcionan nuestras tecnologías y hacernos mejores preguntas. Es mi propósito para el 2020.

En qué ando: noviembre

En noviembre me hago más vieja. Me gusta otorgarle un caracter discreto a un proceso que es inherentemente continuo. Así soy. También he pasado de lo virtual a lo real y por eso no he escrito, o al menos no en el blog. Ha sido un mes analógico: aprendí a ganchillar jacquard y usé una pala para preparar la tierra para plantar ajos, no sé si de los de con palo o sin palo.

Y en mi obsesión con ser una Leonarda del siglo XXI, aprendí a fabricar pintura a partir de pigmento. Sorpresa: la acuarela se hace con miel.

Algunas cosas interesantes

A cambio, he leído mucho. Un montón. Por encima de mis posibilidades. Comparto aquí alguna cosa.

Artículos

Libros

Vídeos


Os dejo con una mujer que descubrí en clase de italiano:

En qué ando: septiembre

Septiembre me provoca sentimientos encontrados: se vuelve al cole y empieza mi estación favorita; se retoma la rutina y cambian los colores del entorno; se nubla el futuro laboral y llegan las hortalizas otoñales.

Sigo con mi proyecto de aprender a programar decentemente en un lenguaje de programación libre: sigo jugando con Julia, un poco con Python y con la programación literaria, la única manera de que Ondiz del futuro sepa qué demonios tiene en la cabeza Ondiz del presente. También le di otra vuelta de tuerca a mi gestión de bibliografía gracias a mi querido Emacs.

Me estoy divirtiendo mucho analizando textos en general y con NLTK en particular: he vuelto a la época del comentario de texto. Lengua y Filosofía fueron las únicas asignaturas en las que realmente aprendí algo: en la primera aprendí a racionalizar lo que leo y, en la segunda, lo que pienso. Aunque lo descubrí diez años tarde.

Además, han florecido los rosales por lo que tengo un trocito de primavera en mi jardín. Supongo que por esto este mes he vivido más cerca (de lo normal) de la poesía.

Algunas cosas interesantes

Os dejo aquí material que me ido encontrando por la red y por la biblioteca. Gracias a los que compartís y recomendáis, hacéis del mundo un lugar más colorido.

Artículos

Libros

Después de meses desconectada de la novela y enganchada al ensayo, he vuelto a ella. Por lo visto, durante una temporada no necesité escapar pero sí reforzar cimientos. Tuve una etapa de transición leyendo La gaviota1 y, finalmente, retorné a la novela del siglo XIX, la época de dos de mis movimientos literarios favoritos, con La Regenta. Y viajé en el tren con Borges.

También he leído no ficción, por supuesto. Críptica liberó su manual de Resistencia digital y no podía dejarlo sin leer. Tiene un rollito ciberpunk que me enganchó desde el primer momento y un montón de metáforas bélicas y pugilísticas que le dan un toque épico. Los consejos son muy buenos, pero me ganaron por la estética. Como suele pasar, reconozcámoslo.

Podcasts

Vídeos


Os dejo con una canción que descubrí gracias al Fediverso y que me representa totalmente después de tantos años sufriendo diariamente a la Renfe:


  1. Si Chéjov no me devuelve la fe en la ficción, ¿quién? Estamos hablando del hombre que escribió: «La medicina es mi esposa legal; la literatura, solo mi amante.» Una frase que, aparte de ilustrar perfectamente cómo se puntúa, explica, también perfectamente, mi relación con la ingeniería y el arte. 

En qué ando: abril

El mes de abril ha estado marcado por mi trabajo en el huerto: plantar, desherbar, regar y ver crecer la vida. Abril ha sido un mes de introspección, así que he escrito poco y leído mucho. Solté un poco de lastre escribiendo una cosa rara sobre la vida gracias a la cual me ha escrito mucha gente. Es curioso cómo ha llenado la gente los huecos y ha interpretado el texto según su propia experiencia. Es lo que quería y me alegro de haberlo conseguido.

Lechuga de hoja de roble en primer plano, rúcula e hinojo detrás

Luego ya volví al Emacs, con un truquillo sobre el buffer de paquetes y aprendí a hacer tests unitarios en Matlab.

Algunas cosas interesantes

Este mes he leído muchísimo. He recuperado el vicio lector de cuando era adolescente después de unos cuantos años de desconexión. Supongo que tiene relación con leer cosas buenas. Listo aquí unas pocas.

Sigue leyendo

En qué ando: marzo

Como que no quiere la cosa ya ha pasado otro mes, otra vez marcado por mis aventuras IRL. El acontecimiento de marzo ha sido que di una charla titulada Software libre. Ética y libertad tecnológica que organizaron Julián Estévez (que luego se me queja de que no le hago propaganda) e Ingeniería Sin Fronteras. La tenéis en vídeo para que veáis mi increíble gusto eligiendo camisetas. También tenéis las traspas que usé, producidas íntegramente con software libre, por supuesto, y uno de los hilos fediversiles en los que me sugirieron cosas para decir. ¡Gracias a todos! Enlazaron además el vídeo en mis queridos denominadores comunes de Sursiendo, ¿qué más se le puede pedir a la vida?

También este mes se ha publicado el vídeo del debate sobre el papel de la mujer en la ciencia que me hicieron moderar avisándome diez minutos antes en la exposición Ciencia Trabajadora organizada por Teknahi y Donostia Kultura.

En lo que respecta al blog, no he escrito mucha cosa y ha sido además todo incluso más aleatorio de lo normal. Hice dos panes rarunos, uno con el resto de fabricar leche de soja y otro con gachas de avena y me acerqué un poco más a mi campo hablando de esculturas cinéticas y metalurgia. Este último artículo es probablemente lo mejor que he escrito en toda mi vida. Finalmente, le escribí una carta de amor a GNU/Linux por los cinco años juntos.

Algunas cosas interesantes

Este mes he leído una barbaridad, os dejo algunas cosas.

Artículos

Libros

Terminé el Recopilatorio de escritos de Emma Goldman (yo soy más de Malatesta), leí por fin Vida líquida (me ayudó a comprender mejor la sociedad) y comencé El capital en el siglo XXI (acabaré dentro de un tiempo).

Además, ojeé el librillo Regulating in the digital world publicado por la Cámara de los Lores que descubrí en la newsletter de Connected Rights que trae trae buenos consejos para encaminar la tecnología que ya hay y la que viene.

Podcasts

Como he vuelto a tejer necesito entretenerme las orejas, para ello qué mejor que mi tríada de podcasts:

Vídeos

Estuve viendo el documental Sitio Distinto sobre la emigración gallega en Euskadi. Consiguió reconectarme con mis raíces que están en Euskadi pero también en Galicia. Se lo agradezco mucho.


Os dejo con música, desde Bergara, con nombre de canción de los Vanilla Muffins y cita de Renton (en la versión del disco):

Maldita sea, tengo que encontrar una manera de incrustar vídeos aquí que no sean de Youtube y que no sean un iframe. El camino a la libertad es rocoso.


  1. Para los despistados: la destrucción del sistema capitalista. 
  2. Mi resumen terriblemente simplificado

    Una señora del Harvard Business School ha escrito un libro sobre el capitalismo de vigilancia. A ella solo le molesta la parte de la vigilancia (recordemos, Harvard Business School). Morozov tiene un poco más de amplitud de miras y nos dice que no estamos ante un capitalismo nuevo, es el mismo viejo conocido y hay que analizarlo como lo que es.

     

En qué ando: febrero

Febrero ha sido un mes muy loco. He escrito poquísimo porque he andado haciendo cosas en la vida real como aparecer en la exposición Ciencia Trabajadora y moderar un debate de manera totalmente improvisada y enterándome diez minutos antes en esa misma exposición.

Lo bueno es que lo poco que he escrito ha sido sobre AUCTeX, el modo para LaTeX de Emacs, sobre tortitas y sobre alternativas éticas en Zorras Binarias, que ha sido mi primer artículo ahí y sale en mis adorados denominadores comunes de Sursiendo. Como última novedad blogueril, he añadido un botoncito para compartir en las redes libres y solo en las libres siguiendo el tutorial del vecino Victorhck, tal vez así consiga despertar el interés por las redes libres a algún incauto.

Ha sido un mes de recuperar (¡y crear!) hábitos buenos y eliminar hábitos malos. En los buenos, he hecho leche de soja para mis gachas mañaneras todas las semanas y he conseguido desayunar todos los días. Me siento muy orgullosa de mí misma por ello. También me he iniciado en la agricultura: como me puse a hacer compost para crear menos residuos, tenía la oportunidad ideal para ponerme a plantar lechugas. Así que, como no filtro, lo he hecho.

En los malos, siguiendo mi propósito de eliminar los vestigios de software privativo de mi vida, he recordado que aun tenía cuenta en Facebook e Instagram y he borrado ambas. Ninguna de las dos me aportaba nada. No he descargado ni los datos, para qué, todo lo que había en cualquiera de las dos redes y que me interese lo seguiré teniendo en la cabeza.

Algunas cosas interesantes

He escrito poco pero, a cambio, he leído mucho. El transporte público es lo que tiene, te permite educarte. Os enlazo aquí cosillas.

Artículos

Como siempre, he llegado a estos artículos gracias a que han sido compartidos en las redes sociales (sobre todo las libres), ¡gracias a los que me lleváis a lecturas interesantes!

Libros

He terminado The road to unfreedom de Timothy Snyder, que cogí en la biblioteca porque me recomendaron On Tyranny en el Fediverso y no lo encontré. El libro habla de hechos recientes como la invasión de Ucrania, el Brexit y la elección de Trump y ayuda a entender por qué ocurrieron, contextualiza y explica las relaciones entre países y figuras políticas. A pesar de que es duro de leer y mete miedo en el cuerpo, ver que es posible acceder a un pequeño pedacito de verdad en estos tiempos de noticias falsas, manipuladas y bots, me hace tener un poco de esperanza en el futuro.

También cogí Los dominados y el arte de la resistencia de James Scott, un libro sobre las relaciones de poder y las técnicas de resistencia de los oprimidos. Es extraordinario, de lo mejor que he leído en años, y muy fácil de leer para lo denso del tema. A mí, que soy de una región minera, muchas de las cosas que cuentan me resultan preocupantemente conocidas. Me ha ayudado, además, a entender por qué, junto con todos mis amigos y familiares he tenido (y tendré) problemas en el trabajo: porque, a pesar de ser respetuosos y diligentes en nuestros respectivos trabajos, nunca hemos mostrado una apariencia de connivencia con la autoridad.

Podcasts y vídeos

Ale, os dejo con música, espero escribir un poquillo más en marzo:

Compilación: los artículos del 2018

Como ya sabéis, a mí me corre el punk por las venas, paso de lo más leído y voy a resumir aquí lo acontecido en el blog en este 2018.

Empecemos por el tema académico, escribí dos artículos de los que me siento especialmente orgullosa, uno sobre unas reglas para que los que no sepamos programar creemos un mejor software científico y otro en el que puse a caldo el funcionamiento actual de la investigación y compartí algunas herramientas libres para demostrar que sí, que existen alternativas.

Este año LaTeX ha estado muy presente en el blog, ya que fabrico mi material de clase con Org y unos toques de LaTeX. He jugado un poquillo con TikZ creando estructuras molonas y gráficos de fuerzas para los apuntes; he aprendido a pintar ejemplos de código chulos; he descubierto que se pueden exportar las imágenes desde Inkscape con el texto en LaTeX y en mi afición a enamorar a todo el mundo del LaTeX, escribí una miniguía para configurar Texmaker

Por supuesto, Emacs sigue siendo mi editor principal y una de las primeras cosas que hice fue comentar mi entorno de trabajo. Además, descubrí el modo CDLaTeX que me hace escribir ecuaciones superrápido y magit que hace el control de versiones cosa de críos. También aprendí a cambiar la fuente y a que se pudiese usar el ratón en el modo org (¡blasfemia!). Hasta me puse a pintar diagramas de Gantt en Emacs! Así al menos no son tan detestables.

Una novedad de este año ha sido la aparición de Julia, harta de Matlab y sus licencias, me planteé migrar y hasta escribí sobre dos casos de uso: leer matrices MMF e integrar numéricamente con Gauss

Otro de los artículos que me ha creado inmensa satisfacción fue el que trata del movimiento Fuck off Google donde hablaba de un barrio de Berlín que se oponía a que Google abriese un campus allí. Los locos han vencido y Google ha cedido el edificio a un par de ONGs. No está todo el curro finiquitado pero esto demuestra que un barrio unido tiene mucho que decir ante un gigante.

Hablando de barrios que tienen mucho que decir, estuve con las Zorras Binarias en Errekaleor, el barrio okupado de Gasteiz, hablando de soberanía tecnológica y escribí sobre la experiencia. Por si a alguien le quedaba alguna duda de que yo fuera feminista.

Para acabar, hablemos de panes. Rendí homenaje a mis antepasados galegos con una empanada de masa madre, me dio por teñir todo de rosa e hice un pan y un brownie de remolacha (este último se lo di a probar a mis alumnos) y me negué a desperdiciar comida e hice pan con el bagazo de la fabricación de birra casera.

Hasta aquí el resumen del blog en este 2018, os dejo con una canción que representa el espíritu de esta casa muy bien. Amo el acento cockney.

En qué ando: ¡edición precumple!

No sé cuándo fue la última vez que os conté lo que ando haciendo, hago tantas cosas que me compensa más hacerlas que contarlas. Aprovecho que en nada me caen los treinta para hacer un resumen vital.

Lo más destacable de estos meses es que me ha dado por cultivar verduras en colaboración con mi progenitor y tengo ajos, cebollas, calabazas, tomates y un frambueso. ¡Un paso más cerca de la autarquía!

img_1036

En el tema currelo, estoy aprendiendo Julia porque estoy harta de las licencias de Matlab y doy un curso de LaTeX a los doctorandos de mi universidad, todo por un cúmulo de casualidades. El material del curso lo tenéis en GitHub y tiene un manatí del dominio público, aunque hay que compilar para verlo.

Luego, dentro del frikismo, estoy leyendo Gödel, Escher, Bach por recomendación popular y me está molando bastante. Para el 2040 que habré terminado de leerlo ya os cuento más. También grabé un podcast con uGeek, fue una experiencia curiosa eso de hablar en vez de escribir. Ahí podéis constatar que tengo el mismo estilo vacilón cuando escribo y cuando hablo.

Pero la noticia definitiva de estos meses es que desvirtualicé a Izaro y a las Zorras Binarias (¡como moláis chicas!) porque fui por fin a Madrid a conocer La Ingobernable. Estuve viendo la charla de Ciberfeminismo de Spectrumgirl y la grabación de Zorras y bits, todo fue fantástico. Y ahora, después de ponernos imagen las zorras estamos más a tope que nunca, pronto nos tendréis en otros eventos.

El centro social okupado La Ingobernable en Madrid

En fin, os voy dejando. Os enlazo aquí algunas cosas molonas que he estado leyendo, he tenido que hacer una selección porque en tanto tiempo sin escribir se me había ido totalmente de las manos:

Les dedico esta entrada a mis alumnos, que han descubierto el blog buscando mi dirección de correo (que solo está en todas las traspas de clase) y ahora me piden pan, porque, está claro, lo más sorprendente de este blog es que yo haga pan.


Suena: