Archivo de la etiqueta: resumen

En qué ando últimamente

Ando en una locura tan suma últimamente que no he podido ni siquiera escribir en qué andos mensuales. Que dicho sea de paso, de poco iban a servir porque no había entradas blogueras que recopilar porque ¡no estaba escribiendo! Así que voy a repasar los últimos meses y a contaros en qué líos me he metido.

Lo que más me ha ocupado ha sido mi primera experiencia como profesora, entre preparar apuntes, corregir prácticas y exámenes y los miles y miles de tutorías he estado meses en los que no he dado abasto. Hilando con esto, algún día espero poder contar por aquí cómo he usado el modo Org de Emacs para gestionar las tareas y crear los apuntes. Me he dado cuenta de que Emacs es prácticamente el único programa que abro (el resto los abro desde Emacs) y lo estoy adaptando a mis necesidades cada vez más. Lo último ha sido cambiarle la fuente dependiendo de si estoy en GNU/Linux o Windows.

También he podido sacar algo de tiempo para hacer panes y dulces, ¿qué clase de vida estaría viviendo si no pudiera panificar? Estoy muy orgullosa de mi pan de residuo cero con bagazo de cerveza y de haber incluido verdura (¡remolacha!) en un pan y un brownie. Y, si por si no fuera suficiente, he aprobado el curso de italiano y me he apuntado de nuevo al proyecto Inspira para el próximo curso. ¡A crear la igualdad! ¡Sí!

Otra cosa loca es que me ha dado por la jardinería y tengo un árbol de frambuesa y unos aguacates en casa y estas simpáticas calabazas en el curro:

Para terminar, voy a imitar a CoDual y os voy a enlazar algunas cosas interesantes que he estado leyendo:

¡Una canción para terminar!

Anuncios

En qué ando: marzo

Poco a poco ya hemos ventilado otro mes más. Si febrero fue el mes en el que empecé a dar clase, marzo ha sido el que me ha estrenado poniendo y corrigiendo exámenes. Ha sido una experiencia un poco traumática ver como todo mi esfuerzo en explicar no vale absolutamente para nada, pero bueno, aprenderé a gestionarlo mejor con el tiempo.

Dar clase también tiene sus ventajas, claro, aunque haga mis transparencias en Org, he vuelto al LaTeX puro y duro para hacer algunas cosas, como los diagramas de fuerzas de los ejercicios que hago con TikZ. Además, me han quedado tan chulis los apuntes que he convencido a mis compañeros para que prueben LaTeX y escribí una miniguía de Texmaker para ellos.

Aparte de esto, escribí sobre las reglas que sigo para que el código que me veo obligada a escribir sin saber sea más usable. Mi idea es tenerlas claras desde el comienzo de un proyecto para así ahorrar tiempo y frustración. Siguiendo con el tema productivo, aprendí a usar el modo Magit para gestionar repositorios bajo git. Me pareció útil e intuitivo y creo que lo seguiré usando.

Para acabar con el resumen del mes os dejo con mi reflexión de por qué paré el 8 de marzo y comparto con vosotros in proyecto que está ya en su recta final (¡eskerrik asko Izaro!): el concurso de edición de la Wikipedia La mujer que nunca conociste, un concurso de traducción y creación de artículos sobre mujeres.

¡Empezad bien abril!

En qué ando: febrero

¡Ya ha pasado otro mes! Es increíble esto. La noticia destacada de febrero es que he empezado a dar clases, ahí voy un par de días a contar cosas de estructuras y mecanismos. Me divierto bastante, la verdad. Bueno, cuando tengo que corregir me divierto un poco menos. En fin, veamos lo que he escrito, que no me he prodigado mucho.

Os hablé por fin del chisme exportador de InkScape a LaTeX que permite que el texto de nuestras imágenes tenga el mismo formato que el texto del documento. Tiene cosas que afinar pero me parece extremadamente útil.

Aparte, escribí sobre el modo org-mouse que nos ayuda a los principiantes a no enloquecer con las combinaciones de teclas dándole funcionalidad al ratón.

Por último, compartí un vídeo que nos invita a pensar qué consideramos ser sociables.

Y nada más. Os dejo con el loquísimo fenómeno del Guggenheim nevado, que yo jamás había visto.

nieve


Músicas que me descubre mi hermano:

En qué ando: enero

¡En el 2018 también hay resumen mensual! Esta vez con poco contenido porque eso de trabajar es mu malo y no puedo estar ahí a tope escribiendo movidas locas. Más que nada he hecho balance del año pasado y me he organizado para este año, pero también he hablado de cosas nuevas. Lo primero que hice fue contar cómo es mi entorno de Emacs, gracias a lo que recibí un montón de ideas para probar.

El resto de cosillas han estado relacionadas con la creación de apuntes para mi asignatura. Descubrí el modo CDLaTeX que me ayuda muchísimo a escribir y aprendí a hacer diagramas de estructuras molonas con TikZ y Gantts de manera friki con PlantUML

Además, para cumplir mis propósitos ¡me he comprado un instrumento musical! Eccolo qui!

Qué esperar del blog en 2018

Ya que os he contado cuáles son mis objetivos para la vida este 2018, voy a definir también una línea editorial para el blog para este año. Ahora que tengo un trabajo voy a tener menos tiempo libre pero aun así seguiré contando lo que aprendo e ¡inventando panes!

Debido al currelo han regresado al blog tanto Windows como Matlab y seguirán apareciendo de vez en cuando. Ya que no puedo usar GNU/Linux allí (sería la única de mi departamento y me volvería más loca de lo que ya estoy), al menos me las apaño para usar la mayor cantidad de herramientas libres posibles e intento convencer a todos del aumento en la productividad que traen consigo. Una vez que los programas los hayan conquistado, con decirles que en GNU/Linux instalamos casi cualquier cosa en un par de clicks ya les pico la curiosidad del sistema para frikis. Soy malvada ¿eh?

Siguiendo con el tema de mi trabajo, aprovechando que voy a dar clase y que mi asignatura puede definirse como el documental de la mecánica intentaré contaros cosas de ingeniería por aquí. Seguramente tendré que escribir ejemplillos en Matlab, me esforzaré para que funcionen en Octave y por que tengan licencia libre.

Aparte de esto, seguiré a tope con el modo Org de Emacs, que se ha convertido en cuestión de un par de meses en la herramienta que más uso y que me hace enamorarme de Emacs más y más cada día. También sigo personalizando Emacs para que sea una extensión de mí misma. Estoy probando diferentes temas ahora mismo, ¡pronto conseguiré mi editor ideal!

Haré también un esfuerzo adicional para hacerme eco de iniciativas que se alineen con mis principios, ya sean reivindicaciones sobre software libre, proyectos interesantes basados en tecnologías libres o denuncias en contra de las corporaciones que amenazan nuestra libertad. Hasta el momento me he centrado en destacar el valor del software libre, ahora toca hacer también un poco de activismo.

En definitiva, ¡habrá vídeos aleatorios, punk, panes y bizcochos locos y, sobre todo, mucho GNU/Linux!

¡A tope con el 2018!

Compilación: greatest hits del 2017

Tal y como hice el año pasado, os traigo las entradas más vistas de entre todo lo que he escrito en el 2017:

  1. Lo que he aprendido: encabezados y pies de página en LaTeX: os hablaba de los estilos de página y del paquete fancyhdr. Amenizaba la historia con una cancioncilla de los Happy Mondays.

  2. Lo que he aprendido: marcas de agua en LaTeX: veíamos hecho realidad el sueño de poner confidencial en rojo de lado a lado de la página gracias al paquete draftwatermark.

  3. Lo que he aprendido: portadas para LaTeX: os contaba truquillos para crear portadas y conseguía fama mundial y una invitación para editar el Wikibook de LaTeX en castellano.

  4. Camino a la panificación: otro pan integral: uno de mis panes llegó a lo más alto gracias a que apareció en la newsletter de El Amasadero.

  5. Lo que he aprendido: blindtext en LaTeX: estuve investigando cómo fabricar documentos con letra sin sentido para probar formatos usando el paquete blindtext.

Bonus: mis entradas favoritas

Curiosamente lo que a mí más me ha gustado escribir no es lo que a la gente más le ha gustado leer. ¡Estas son las entradas que más he disfrutado!

  1. ¿Cuesta tanto aprender?: me pasé por el forro la ley de los titulares de Betteridge en esta entrada sobre mi proceso de aprendizaje.

  2. La universidad pública, el software y los gatetes: donde aproveché que hay alguien que me lee para hacerme eco de la protesta contra los tentáculos de la banca en la universidad pública. ¡Aupa los gatetes!

  3. Camino a la panificación: inventando un pan: resumí mi proceso panificador en una entrada llena de fotos libres de panes.

  4. Sobre doctorarse y tal: reflexioné con bastante mala uva sobre lo que supuso para mí hacer una tesis.

  5. Sobre buscar trabajo: extendí la reflexión anterior al mundo laboral.

  6. Política de troleo: establecí un tono para los comentarios del blog. Como tiene licencia libre, hay por ahí quien la ha adaptado a sus necesidades. Yo me divertí mucho.

Os dejo por hoy con una canción al hilo de la última entrada:

El 2017

Como hice el año pasado voy a hacer balance de este 2017 que está para acabar. Veamos primero cuáles eran los propósitos para este año:

1. Terminar el Curso no convencional de LaTeX.

2. Mejorar Ogibero y presentarlo a los premios Buber.

3. Llevar a cabo el proyecto megasecreto que revolucionará la ingeniería, a dúo con el señor con el sombrero más molón de la tierra.

4. Encontrar o crear un trabajo no convencional que no me haga sentir que pierdo vida en él.

5. Crear un proyecto que englobe tanto Ogibero como el curso de LaTeX y todas las ideas que vendrán.

6. Mejorar mis habilidades panaderas, usando nuevas harinas, yendo a encuentros con otros panaderos caseros o cursos de panificación.

7. Seguir tejiendo y haciendo ganchillo, terminar todo lo que tengo empezado e iniciar nuevas labores.

8. Aumentar mi conciencia social.


¡Repasémoslos intercalando fotos aleatorias de mi año!

Lo primero y más importante es que terminé de escribir el Curso de LaTeX y tuve una idea de cómo publicarlo, aunque me llevará tiempo llevarla a la práctica porque ahora debo currar. Me siento muy orgullosa de mí misma por haber sido capaz de escribir un libro técnico pero ameno (espero) y me alegran muchísimo todas las buenas críticas que he recibido, muchas más de las que esperaba. Esto me anima a seguir escribiendo y compartiendo lo que voy aprendiendo.

Respecto a Ogibero, voy mejorándolo poco a poco según aumentan mis escasísimos conocimientos de HTML y CSS. No pude presentarlo a los premios porque fallaba la dirección, ¡pero el blog quedó finalista en la categoría de página que mejor apoya el software libre! Además, por mi culpa se utilizará otra herramienta para las votaciones ya que la de este año dejó a casi todas las webs que propuse fuera y me quejé por ello a los organizadores.

También el proyecto loco va poco a poco, lo presenté en el blog, pero tanto mi nuevo trabajo de investigadora y docente como el de mi señor hermano como empresario ético, nos impiden dedicarle todo el tiempo que nos gustaría. Lo mismo ocurre con la idea globalizadora, esta clara en mi cabeza, ponerla en práctica ya es más difícil. Pasito a pasito.

Haber pasado la mayor parte de año en el paro me ha permitido además experimentar con montones de tipos de panes, he utilizado harina de Kamut, trigo sarraceno, mijo, patata, germinados y cebada. ¡Hasta fabriqué un bizcocho de chocolate vegano! Cada día comprendo más las masas y, aunque me quede mucho por aprender tengo poco miedo a experimentar.

Aunque parezca mentira, terminé todos mis proyectos tejedores. Por si fuera poco, aprendí a hacer calcetines y fabriqué mi primer calcetín de adulto y cumpliendo un sueño de infancia, aprendí a coser a máquina y me hice un estuche para las agujas, un bolso y una camiseta de unicornios. Empodera mucho el ser capaz de hacerte tus propias cosas. Algún día aprenderé a hacer muebles y me convertiré en una versión femenina del hombre de Bricomanía, uno de mis ídolos de siempre junto con McGyver y el loco del Equipo A.

Este ha sido el año en el que encontré por casualidad el proyecto Inspira cuyo objetivo es fomentar las vocaciones científicas entre las niñas y ahí me fui a un colegio a contarles historietas a unas crías. Vimos que las tecnólogas somos personas normales con trabajos normales y que digan lo que digan los demás, la ciencia es también un trabajo de chicas. La verdad es que nos lo pasamos bien, espero que en su cabeza se una el concepto ingeniería con la loca aquella que una vez nos contó cosas sobre una gran científica que se llamaba Mari Puri.

También este año he empezado a escribir sobre programas libres en Colaboratorio. Últimamente no participo tanto como me gustaría, aunque espero seguir aportando artículos en el futuro a este proyecto colaborativo. Me gusta el hecho de tener una guía de estilo, alguien que revise lo escrito antes de publicar y que haya un grupo de personas a las que poder preguntar. Es muy diferente a mi sistema habitual del blog, véase, la total y absoluta anarquía.

No podía acabar este resumen sin hablar de mis locuras varias. Me vine arriba estudiando italiano online durante mis meses sabáticos (suena mejor que en el paro ¿eh?) y cuando hice la prueba de nivel para la escuela de idiomas ¡resultó que podía matricularme directamente en tercero! También en el tema locuras y como estoy obsesionada con la comida, me he comprado un naranjo, que está en Valencia y me envía sus naranjas cuando las necesito, y he hecho vino y cerveza. Ya sabéis había demasiadas uvas, necesitaba un balde de fermentar, el kit de cervecear estaba de oferta… una cosa tira l’altra.

En fin. Que he hecho un montón de cosas este año y el año que viene haré más. ¡Feliz 2018!