Compilación: los artículos del 2018

Como ya sabéis, a mí me corre el punk por las venas, paso de lo más leído y voy a resumir aquí lo acontecido en el blog en este 2018.

Empecemos por el tema académico, escribí dos artículos de los que me siento especialmente orgullosa, uno sobre unas reglas para que los que no sepamos programar creemos un mejor software científico y otro en el que puse a caldo el funcionamiento actual de la investigación y compartí algunas herramientas libres para demostrar que sí, que existen alternativas.

Este año LaTeX ha estado muy presente en el blog, ya que fabrico mi material de clase con Org y unos toques de LaTeX. He jugado un poquillo con TikZ creando estructuras molonas y gráficos de fuerzas para los apuntes; he aprendido a pintar ejemplos de código chulos; he descubierto que se pueden exportar las imágenes desde Inkscape con el texto en LaTeX y en mi afición a enamorar a todo el mundo del LaTeX, escribí una miniguía para configurar Texmaker

Por supuesto, Emacs sigue siendo mi editor principal y una de las primeras cosas que hice fue comentar mi entorno de trabajo. Además, descubrí el modo CDLaTeX que me hace escribir ecuaciones superrápido y magit que hace el control de versiones cosa de críos. También aprendí a cambiar la fuente y a que se pudiese usar el ratón en el modo org (¡blasfemia!). Hasta me puse a pintar diagramas de Gantt en Emacs! Así al menos no son tan detestables.

Una novedad de este año ha sido la aparición de Julia, harta de Matlab y sus licencias, me planteé migrar y hasta escribí sobre dos casos de uso: leer matrices MMF e integrar numéricamente con Gauss

Otro de los artículos que me ha creado inmensa satisfacción fue el que trata del movimiento Fuck off Google donde hablaba de un barrio de Berlín que se oponía a que Google abriese un campus allí. Los locos han vencido y Google ha cedido el edificio a un par de ONGs. No está todo el curro finiquitado pero esto demuestra que un barrio unido tiene mucho que decir ante un gigante.

Hablando de barrios que tienen mucho que decir, estuve con las Zorras Binarias en Errekaleor, el barrio okupado de Gasteiz, hablando de soberanía tecnológica y escribí sobre la experiencia. Por si a alguien le quedaba alguna duda de que yo fuera feminista.

Para acabar, hablemos de panes. Rendí homenaje a mis antepasados galegos con una empanada de masa madre, me dio por teñir todo de rosa e hice un pan y un brownie de remolacha (este último se lo di a probar a mis alumnos) y me negué a desperdiciar comida e hice pan con el bagazo de la fabricación de birra casera.

Hasta aquí el resumen del blog en este 2018, os dejo con una canción que representa el espíritu de esta casa muy bien. Amo el acento cockney.

¡Opina sin miedo! (Puedes usar Markdown)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s