El 2016

Empieza un año nuevo y toca repasar los propósitos marcados y definir unos nuevos. Mis propósitos para el 2016 eran los siguientes:

  1. Escribir y defender la tesis
  2. Aprender más sobre programación funcional en general y sobre Haskell en particular
  3. Poner todo mi trabajo bajo control de versiones. Esto requerirá hacerme más amiga de Git
  4. Aprovechar mejor las capacidades de Emacs. Lo primero será averiguar cómo hacer para activar la corrección ortográfica
  5. Usar por fin el Arduino
  6. Aprender a tejer calcetines
  7. Diseñar y tejer un jersey, un mendigoizal o ambos
  8. Hacer pan con el “líquido fermentador a partir de té” (también conocido como aguamiel)
  9. Atreverme con un pan de una hidratación de más del 80%
  10. Y el último como siempre ¡dominar el mundo!

¡Vamos a repasarlos!


Lo primero a destacar es que, sí, escribí y defendí la tesis. ¡Hasta publiqué un artículo científico! Escribir me ayudó a volverme una experta en LaTeX, tanto que me he animado a escribir una especie de curso.

Por el camino aprendí muchas otras cosas, pasando por usar mejor Emacs, crear y tratar gráficos en Matlab o compilar desde fuente. Conseguí entender hasta el corrector ortográfico de Emacs aunque tuve que pelearme un poco.

Tuve, además, la tesis desde el inicio bajo control de versiones y aprendí a manejar mejor las ramas y los stash. Lo malo es que no creo que pueda publicar ese repo para que todo el mundo acceda, maldita confidencialidad 😦

2016 ha sido, además, el año en que (por fin) me he comprado un portátil propio: ¡el Slimbook! y he tenido que luchar contra ElementaryOS 😀

Este año ha sido especialmente próspero en panes, el más famoso de los cuales fue el de masa madre de yogur porque los de El Amasadero lo enviaron en su newsletter (tuvo 1000 visitas en 2 días). Pero también ha habido otros como los que hice con el líquido fermentador de fruta o el de einkorn de Navidad. No os lo conté en su momento, pero en verano hice el Tartine bread en versión integral que quedó rico aunque bastante plano, así que también me he atrevido con los panes de alta hidratación.

Uniendo el pan con el frikismo, hice una web de pan en GitHub Pages yo sola. Instalé Jekyll y todo, lo conseguí a pesar de todos los problemas que me dio. Aun no hay muchas recetas en ella, pero espero testear mejor y traducir todas las recetas de pan de masa madre que he creado para poder presentar Ogibero a los premios Buber el año que viene.

Respecto a los propósitos tejedores, no he aprendido a tejer calcetines pero sí que tejí un jerseycillo de bebé que adapté de un patrón para una lana totalmente diferente y que regalé. De propina, aprendí a hacer ganchillo en una tarde, hice un cesto, una alfombra, un cojín… y fabriqué este muñeco, que también regalé:

¡Parece que no lo he hecho muy mal! Aunque un año más me ha faltado usar el Arduino… Para el 2017 mis propósitos se engloban en dos temáticas: seguir aprendiendo y tener más conciencia social. Pronto los desgranaré un poco más 🙂

Anuncios

4 pensamientos en “El 2016

  1. Pingback: Qué esperar de este blog en 2017 | Onda Hostil

  2. Pingback: En qué ando: primera quincena de enero | Onda Hostil

¡Opina sin miedo! (Puedes usar Markdown)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s