¿Impostor yo?

¿Sientes que eres un fraude? ¿Que en algún momento alguien va a darse cuenta de que en realidad no sabes hacer nada? ¿Que no mereces estar en el puesto en el que estás? Pues no estás solo. Es algo que le pasa a mucha: es el síndrome del impostor.

Este síndrome se da sobre todo en mujeres y en personas que pertenecen a un grupo sociocultural diferente del de sus compañeros de trabajo y se trata precisamente de eso, de sentirse un impostor.

Cuando leí sobre ello la primera vez lo relacioné automáticamente con un sentimiento muy extendido en el mundo académico: la idea de que no aportas nada nuevo. Que cualquiera podría hacer lo que tú haces. Que tu investigación (o tu tesis) es un gasto absurdo de recursos. Pero resulta que no es cierto, es una percepción tuya porque te falta perspectiva. Porque no eres capaz de juzgar tu propio trabajo del mismo modo que los incompetentes son incapaces de juzgar su propia incompetencia.

Que tu trabajo no vaya a cambiar radicalmente el mundo no quiere decir que no valga para nada. Estás empujando la frontera del conocimiento. Tú solo no puedes llevarla muy lejos, pero gracias a ti todos somos un poco más sabios.

Más en:

Do you suffer from impostor syndrome?

5 solutions for feeling uneasy about your success

El síndrome del impostor: aviso a doctorandos

The illustrated guide to a PhD

Anuncios

¡Opina sin miedo! (Puedes usar Markdown)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s