Camino a la panificación: empanada de masa madre

Cuando estoy sola en casa suelo fabricar empanada. Es la comida definitiva, dura días en perfectas condiciones, se come con las manos y me recuerda mi infancia. Una de mis abuelas era gallega y la recuerdo amasando masa de empanada en una artesa, cocinando relleno con bien de cebolla y, sobre todo, añadiendo el aceitillo del relleno a la masa, como dicen los mandamientos de la empanada gallega verdadera. Mi empanada es como la de mi abuela con la diferencia de que cuando tengo tiempo de sobra la hago con masa madre que refresco con harina integral. Porque yo soy una moderna sin remedio.

Empanada de masa madre

¡Gracias, antepasados gallegos!




Ingredientes

    Refreco de la masa madre
  • 50g masa madre al 100%
  • 75g harina integral
  • 35g agua
  • Masa
  • La masa madre recién refrescada (160g)
  • 500g harina blanca
  • 220g agua
  • 10g sal
  • 30g aceite del relleno
  • Relleno
  • Una cebolla
  • Un pimiento rojo
  • 260g de atún en aceite

Direcciones

  1. Refresqué la masa madre y la tuve fermentando unas 8 horas.
  2. Mezclé los ingredientes de la masa excepto el aceite del relleno, amasé bien y le di una primera fermentación en la nevera durante toda la noche. La masa es seca, se volverá más blandita cuando le mezclemos el aceitillo del relleno.
  3. La mañana siguiente, poché la cebolla y el pimiento hasta que quedaron bien blanditos, añadí el atún e hice todo un par de minutos más.
  4. Escurrí parte de aceitillo del relleno y le mezclé 30g a la masa. Lo que sobró lo usé para untar la masa antes de meterla al horno.
  5. Puse la masa a fermentar otra hora y media a temperatura ambiente.
  6. Dividí la masa en dos trozos (el de abajo debe ser ligeramente mayor), los estiré con el rodillo y monté la empanada en la bandeja del horno sobre un trozo de papel de hornear. Es importante hacerle un agujero (se le puede poner hasta una chimenea de papel de aluminio) para que escape el vapor.
  7. Cocí en horno precalentado 20′ a 200C y la dejé otros 10′ con el horno apagado aprovechando el calor residual.

¡Pongan empanadas en sus vidas!

Anuncios

Lo que he aprendido: censura en LaTeX

¡Vuelve LaTeX al blog! Hoy os traigo un paquete curioso que he descubierto gracias a una típica conversación de café: el paquete censor, que como su nombre indica sirve para censurar documentos, es decir, hace el efecto del subrayador negro de la CIA.

Es tan fácil de usar como cargarlo en el preámbulo:

\usepackage{censor}

Y luego usar sus comandos de censurar, el más básico es \censor

La Universidad de \censor{Gatetes Reunidos}

que nos da este resultado:

censor.PNG

También tenemos los comandos \censorbox para censurar imágenes y tablas, y\blackout y \xblackout para tachar cachos largos de texto, que funcionan exactamente de la misma manera. Luego, cuando queramos desclasificar el documento, solo hacer falta añadir \StopCensoring al inicio y toda la información clasificada volverá.

Todos estos comandos correspondes a la creación en entorno seguro, en la información aparece en el .tex y solo es tachada en el pdf compilado. Pero también tiene un modo de creación en entorno inseguro en la que ni siquiera aparece la información en el .tex, sino que deja huecos que podemos rellenar cuando estemos en una máquina 100% segura. Esta parte os la dejo de deberes.

En fin, con esto demuestro que hay un paquete de LaTeX para todo y que tu tesis puede seguir siendo pública aunque tenga partes confidenciales.

Referencias

Manual del paquete


Suena:

Fuck off Google

Llevo queriendo hablar de esta iniciativa popular desde el año pasado y qué mejor momento que ahora que está en su apogeo. Os cuento: la gran G que todo lo ve quiere montar un campus en Kreuzberg, el barrio punki de Berlín, y se ha encontrado con algo que no esperaba, ¡el rechazo de los locales!

Decía que es un buen momento para hablar del tema porque iban a abrir este campus de Google el año pasado pero lo han atrasado hasta el próximo otoño y es por eso que los habitantes del barrio están organizando todo tipo de eventos para concienciar a la población y proponer alternativas a esta invasión por parte de una megacorporación de uno de los barrios contraculturales más conocido de Europa.

¿Por qué echar a Google?

Google es chachi y tiene letras de colores y crea puesto de trabajo y solo a nosotros los rojos que queremos ver el mundo arder se nos podría ocurrir estar en su contra. ¿Seguro? Igual hay que considerar algún otro aspecto:

  • Gentrificación: cuando una empresa como Google se establece en un barrio, los alquileres suben y ni los negocios locales ni los habitantes originales pueden permitírselos. La gente se ve obligada a marcharse y las tiendas a cerrar.

  • No aporta a la comunidad: Google apoyará a los emprededores (principalmente extranjeros) que irán allí solo porque es guay y podrán largarse cuando quieran, el barrio no recibe nada.

  • Políticas de Google: una empresa que está orgullosa de evadir impuestos, que usa nuestros datos de manera digamos sospechosa, que apoya la censura y la vigilancia masiva, y que pretende que todo acceso a Internet se haga a través de ella no es lo que yo consideraría el vecino ideal.

Todo esto y más está explicado en la magnífica wiki del proyecto.

Otro Internet es posible

Pero, si no queremos a Google ¿qué queremos? Sencillo, una tecnología que cumpla con estos tres principios:

  • Libertad: porque el software debe ser un bien común que podamos estudiar, mejorar y compartir.

  • Descentralización: porque Internet fue creado para ser descentralizado y no para que cinco compañias lo controlasen. Debemos volver a ser dueños de nuestras comunicaciones y nuestros datos.

  • Encriptación: porque tenemos derecho a la intimidad y a comunicarnos sin que nos vigilen.

Google ha demostrado que no es compatible con un Internet inclusivo y que nos empodere, ¡pasémonos a las alternativas!

¿Qué podemos hacer nosotros?

Aunque estemos lejos de Kreuzberg y no podamos ir a las reuniones ni colaborar en el periódico hay cosas que podemos hacer tomándoles como ejemplo:

  • Difundir: muchísimas personas desconocen las prácticas abusivas de Google (y otras empresas) o no saben que existen alternativas. Nosotros que sí que lo sabemos podemos ayudarles a reflexionar al respecto y a pasarse a servicios éticos. Que no digo que nos pongamos a evangelizar a todo ser viviente que se nos cruce por delante, simplemente se trata de ofrecer otro camino a quien lo esté buscando.

  • Responsabilizarnos: muchas de nosotras estamos atrapadas en los servicios de la G por nuestro trabajo o por nuestras circunstancias, pero podemos pararnos un segundo antes de decir es que no me queda otro remedio y pensar ¿es así? ¿no hay nada que podamos hacer?

  • Organizarnos: mi parte favorita de esta iniciativa es que es totalmente autoorganizada. Cada cual aporta lo que puede y no espera a que otros organicen cosas, ¡las organiza ella misma!

Decidme, hermanos, ¿qué vais a hacer vosotros? A mí solo me queda desear mucho ánimo a los compañeros berlineses.

Referencias

Página oficial del movimiento

Wiki del movimiento

Fuck off Google en Mastodon

Película Fuck off, Google!

‘Google go home’: the Berlin neighbourhood fighting off a tech giant

Google Finally Ruin Kreuzberg for Good?

How to fight the Google-Campus

Entrevista en Autodefensa Informática

Bonus sorpresa


Nota sobre las imágenes: todas las imágenes son de Fuck Off Google y se comparten con licencia CC-BY-SA. Es lo que me dijeron al pedirles permiso 😀

En qué ando últimamente

Ando en una locura tan suma últimamente que no he podido ni siquiera escribir en qué andos mensuales. Que dicho sea de paso, de poco iban a servir porque no había entradas blogueras que recopilar porque ¡no estaba escribiendo! Así que voy a repasar los últimos meses y a contaros en qué líos me he metido.

Lo que más me ha ocupado ha sido mi primera experiencia como profesora, entre preparar apuntes, corregir prácticas y exámenes y los miles y miles de tutorías he estado meses en los que no he dado abasto. Hilando con esto, algún día espero poder contar por aquí cómo he usado el modo Org de Emacs para gestionar las tareas y crear los apuntes. Me he dado cuenta de que Emacs es prácticamente el único programa que abro (el resto los abro desde Emacs) y lo estoy adaptando a mis necesidades cada vez más. Lo último ha sido cambiarle la fuente dependiendo de si estoy en GNU/Linux o Windows.

También he podido sacar algo de tiempo para hacer panes y dulces, ¿qué clase de vida estaría viviendo si no pudiera panificar? Estoy muy orgullosa de mi pan de residuo cero con bagazo de cerveza y de haber incluido verdura (¡remolacha!) en un pan y un brownie. Y, si por si no fuera suficiente, he aprobado el curso de italiano y me he apuntado de nuevo al proyecto Inspira para el próximo curso. ¡A crear la igualdad! ¡Sí!

Otra cosa loca es que me ha dado por la jardinería y tengo un árbol de frambuesa y unos aguacates en casa y estas simpáticas calabazas en el curro:

Para terminar, voy a imitar a CoDual y os voy a enlazar algunas cosas interesantes que he estado leyendo:

¡Una canción para terminar!

Camino a la panificación: brownie con remolacha

Como sabéis, me va el rollo de los postres no excesivamente dulces y con frutas y verduras que les otorguen jugosidad extra manteniéndolos adelgazantes. Con esto en mente he cogido esta receta de brownie con remolacha de Robin Food y le he eliminado la mantequilla y mucho azúcar y le he duplicado la cantidad de remolacha. A mí me resulta menos empalagoso así y mi intolerancia a la lactosa me lo agradece. Podría veganizarse perfectamente usando linaza en lugar de huevos o convertise en integral (¡no me quedaba harina integral en casa!).

Cuando mi frambueso dé fruto emularé a David de Jorge y le añadiré deliciosas frambuesas o incluso lo acompañaré de sabroso helado frambuesil. Será maravilloso. Así que ya sabéis, id practicando el brownie.

Brownie con remolacha

Hay verdura en mi chocolate


Ingredientes

  • 125g chocolate de comercio justo del 82% de cacao
  • 2 cucharaditas levadura en polvo
  • 3 huevos
  • 150g azúcar
  • 100g harina
  • 50g aceite
  • 300g remolacha cocida

Direcciones

  1. Derretí el chocolate al baño maría
  2. En otro bol batí los huevos con el azúcar a conciencia
  3. Aparte trituré la remolacha con el aceite
  4. Añadí el batido de remolacha y aceite a los huevos, luego agregué el chocolate derretido y mezclé todo bien. Añadí la harina y la levadura y mezclé justo para que se incorporase pero sin batir.
  5. Volqué la masa en un molde tipo brownie para que tuviese un par de centímetros de espesor y horneé en horno precalentado a 175C durante 25′

¿Qué os parece la idea de verdurizar los postres? ¿Lo consideráis una herejía?


Suena en mi cabeza ahora mismo:

Lo que he aprendido: fuente de Emacs

¡He aprendido a cambiar la fuente de Emacs! Y no solo eso, sino que he conseguido que sea diferente según el sistema operativo en el que nos encontremos.

Todo esto ha venido porque la fuente por defecto de Emacs en Windows no me diferenciaba los ceros y la letra O y los unos y la L minúscula y me estaba volviendo loca. Aprovechando que en Matlab me había pasado a Consolas, decidí que de ahora en adelante usaría Consolas al estar en Windows (es una fuente propietaria pero que viene incluida en Microsoft Office). En GNU/Linux he seguido con la que se establecía por defecto1, Roboto Mono, que aunque la creó Google, lleva licencia Apache.

Como yo quería que Emacs eligiera la fuente según el sistema operativo, necesitaba averiguar primero cómo le llamaba Emacs a mi sistema operativo. Esto puede conseguirse evaluando la variable system-type, o bien con M-x eval-expression o con M-:. Así supe que esta variable toma el valor de windows-nt en Windows y gnu/linux en GNU/Linux. Algo totalmente inesperado dicho sea de paso.

Bien, ahora me faltaba averiguar cómo cambiar la fuente y crear un if. Lo primero es simple, solo hay que añadir cualquiera de estas líneas al archivo de configuración:

;; Establecer fuente
(set-face-attribute 'default t :font FUENTE :height TAMAÑO)
;; Establecer familia de fuentes
(set-face-attribute 'default t :family FAMILIA :height TAMAÑO)

El if tampoco es mucho más complejo, solo hay que tener en cuenta que tiene miles de paréntesis:

(if (condición)
(Expresiones si se cumple la condición)
(Expresiones si no se cumple la condición))

Fusionando ambas cosas me quedó esto:

;; Fuente
(if (eq system-type 'windows-nt)
    (set-face-attribute 'default nil :family "Consolas" :height 110)
    (set-face-attribute 'default nil :family "Roboto Mono" :height 110)
)

Evidentemente se puede mejorar añadiendo una condición de que use la fuente correspondiente solo si está disponible o de otras manera diversas que ahora no se me ocurren pero a vosotros sí porque sois muy listos. La cuestión es que hurgando un poco se puede conseguir casi cualquier cosa en Emacs y por eso me encanta.

Ale pues, os dejo, ¡contadme cosas en los comentarios!

Referencias

How to determine the operating system in elips? en StackOverflow

Emacs: Font Setup en Ergo Emacs

38.3 Operating System Environment en el manual de Emacs

37.12.1 Face Attributes en el manual de Emacs


Sonando:


  1. Para ver qué fuente está usando Emacs podemos hacer M-x describe-font 

Camino a la panificación: pan con bagazo de cerveza

Cuando fabriqué birra no tiré la malta usada con el objetivo de emular a mi admirado The perfect loaf y su pan de bagazo y llegar a extremos locos de aprovechamiento culinario, teniendo en cuenta que ya usé las lías en otro pan. Hoy ha sido el día en el que una parte del bagazo ha salido del congelador para unirse a un delicioso pan que mi progenitor masculino denomina el pan de pienso porque el olor de la malta le recuerdo al del pienso de las gallinas. Aunque no tenga un sobrenombre muy apetitoso está bastante rico y es ecológico, así que ya sabéis, si tenéis amigos cerveceros ¡pedidles bagazo! (O pedídmelo a mí que casi me queda un kilo)

Pan con bagazo

¡No se tira comida!



Ingredientes

  • 200g masa madre de centeno integral recién refrescada y al 100% de hidratación
  • 150g bagazo, en mi caso de una La Sagra Summer de un kit de Cervezanía
  • 300g agua
  • 500g harina T65
  • 10g sal
  • 4g levadura fresca (suelo usar un poco de levadura cuando hago un pan por primera vez)

Direcciones

  1. Diluí la masa madre en el agua, añadí la harina y mezclé bien.
  2. Lo dejé 15′ en autólisis, añadí la sal y la levadura y amasé.
  3. Cuando la masa estuvo más o menos amasada, incorporé el bagazo.
  4. Le di una primera fermentación de 12h en la nevera.
  5. Lo saqué de la nevera, preformé en bola, formé en batard y lo puse en el banetón.
  6. Le di una segunda fermentación de 4h en la nevera.
  7. Horneé durante 1h en horno precalentado a 250C, los primeros 10′ con el calor solo arriba y luego con ambas resistencias y bajando la temperatura 20C cada 20′.

Ahora solo falta que cuando este pan se quede seco lo usemos para hacer cerveza en un ciclo sin fin que lo envuelve todo.